martes, 12 de junio de 2018

NOCTURNA SERRA DE MARIOLA


La Serra de Mariola es siempre espectacular pero esta primavera lluviosa hace que lo sea todavía más. Lluvias que hacen que salga menos gente al monte a caminar y nos sintamos algo más privilegiados en nuestros paseos. Desde la Font de Mariola (900m) al Mas de la Foia Ampla (1.060m) el camino atraviesa un bucólico bosque en el que se alternan pinos y carrascas. Cada poco aparecen antiguas edificaciones: El Mas del Parral con la Ermita de Santo Tomás, Mas d’Enmig, Mas dels Abres con su fuente homónima… Llegados a la Foia Ampla, con el Montcabrer de frente, tomamos el camino que en dirección Norte, nos llevará a la Cava del Buitre. Este Pou de Neu fue construido por los vecinos de Agres en 1696.

El siguiente tramo del camino recorre la umbría de El Portell y la Lloma Blanca. Al norte el Valle de Agres, la Serra Grossa y Ontinyet al fondo. A nuestra izquierda destacan los verdes campos de la Foia Ampla. Tras la Penya del Rellotge llegamos a la Cava de Don Miguel. La tormenta nos avisa ruidosamente de la lluvia que empieza a caer. Afortunadamente no se prolonga mucho y podemos cenar disfrutando del paisaje y de un estupendo herbero realizado por nuestra amiga Joaquina con hierbas de la Serra de Mariola.

Ya de noche caminamos por el extenso pinar hacia el refugio Zamorano. Disfrutamos de una temperatura muy agradable y, casi sin querer, llegamos al Convent del Castell d’Agres. Avituallamiento y un rato de tertulia antes de callejear por las cuestas de Agres. Isabel nos enseña los rincones más agradables de su pueblo y nosotros la seguimos obedientes. Parece que no queramos que se acabe la excursión, pero hay que volver a casa.

Fotos de María AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

lunes, 28 de mayo de 2018

BENASSAL


Para este domingo teníamos preparado un completo menú en Benassal. La idea propuesta contemplaba una visita a la población, un recorrido por el Robledal del Rivet y una excursión por las Masías y sus campos de avellanos. Como ya nos estamos percatando, las lluvias de fin de semana se han instalado en nuestras tierras y tenemos que ir improvisando los ingredientes del menú definitivo. Desde la oficina de turismo empezamos la visita guiada por algunos de los edificios más representativos de la población. El Forn de Dalt sorprende por sus dimensiones y su situación junto al Castell de la Mola. La Torre de la Presó alberga la exposición sobre los bombardeos “de prueba” que realizó la legión Condor en estas tierras hace ochenta años. Finalmente, Marta, nuestra guía, se detuvo en la Iglesia Parroquial de la Asunción. Destacan los trabajos en forja del escultor José Gozalvo tanto en el exterior como en la capilla junto al altar mayor.

Desde aquí fuimos en bus hasta el Paratge Natural Municipal “El Rivet”, espléndido bosque de roure valenciá (Quercus faginea) y carrasca (Quercus rotundifolia), situado a la umbría de cerro de Sant Cristòfol. Sin ninguna duda es un lugar muy querido en estas tierras, como bien demuestra el recuerdo a la Carrasca del Rivet caída tras una intensa nevada en 2013. Tras un recorrido circular, la idea era continuar excursión, pero la meteo la tenemos este año juguetona y la prudencia aconsejó cambiar de planes. Afortunadamente nuestras tierras de interior son ricas en patrimonio y nos decidimos por visitar Culla. La belleza de la población y la coincidencia con la hora de comer fue suficiente para pasar un rato muy agradable. Para rematar la visita nos acercamos a la monumental Carrasca de Culla, en la Masía Clapés. Impresiona por sus dimensiones y su edad, se calcula que data de inicios del siglo XVI.

El grupo quería algún ingrediente más a nuestro menú y como postre nos acercamos a Vilafamés, en la comarca de la Plana Alta. Una verdadera exaltación al rodeno que envuelve a la población. Paseamos por sus escalonadas calles hasta el castillo en una pequeña ruta circular y dimos por finalizado el menú del 27 de mayo. Fotos de Sendeando AQUÍ.

lunes, 21 de mayo de 2018

CABEZO DE LAS CRUCES


Reto conseguido. El segundo pico más alto de la provincia de Castellón ya cuenta con la visita de Sendeando. Salimos de Cortes de Arenoso por el camino del cementerio y la ermita de Santa Bárbara (980m). La población estaba muy animada esperando la visita del President de la Generalitat, Ximo Puig. En esta primera parte del recorrido el paisaje, salpicado de Masías, dominan las carrascas, enebros y algunos ejemplares de robles. Al pasar cerca de la Masía de los Morrones y la Fuente del Berro podemos contemplar el área arqueológica de los Morrones. Junto al imponente Mas de la Laguna hacemos una pequeña parada. Ya nos empieza a acompañar la lluvia que, en muchos momentos, nos irá acompañando. 

A partir de la Masía de la Bailesa el terreno se va poniendo serio y nos recuerda que este pico hay que ganárselo. Subimos por el Barranco de las Cruces hasta la Masía del mismo nombre para ir en busca del Corral Nuevo. Este es el collado inmediato a la cima. En esta última parte del recorrido la tormenta ya empieza a ponerse seria. Desde la cumbre del Cabezo de las Cruces (1.710m) podemos disfrutar de las vistas hacia la comarca de Gúdar y, mas allá, la Sierra de Javalambre. La parte de Castellón se encuentra bajo la lluvia y no podemos disfrutar del Penyagolosa y su entorno. 

Nos ponemos en marcha. El paisaje se ha transformado en los característicos bosques de pinos de esta zona. Incluso el agua de lluvia se transforma en algo más sólido. Lluvia, granizo, truenos… qué más podemos pedir. Ya sabemos que siempre llueve cuando no hay colegio.

Cuando pasamos junto al Corral de la Contienda se acaba la bajada y de nuevo hay que subir hacia la Peñacalva. La lluvia nos da un respiro y podemos llegar tranquilamente a la carretera de Nogueruelas a Linares de Mora donde nos espera el bus. Casi secos por fuera hay que ir rápidos al avituallamiento en Nogueruelas. Pero eso es otra historia. Fotos de Sendeando AQUÍ.

En esta ocasión el sorteo de los bastones obsequio de DEPORTES ALVARADO fue para Julia H. Les va a dar mucha caña, seguro.

lunes, 14 de mayo de 2018

ATZENETA DEL MAESTRAT


Recorrido por diferentes lugares de interés de Atzeneta del Maestrat y su vecina Llucena. Históricamente tierras de frontera entre las propiedades de la Orden de Montesa y de los Urrea, hoy pertenecen a la comarca de l’Alcalatén. Desde la ermita del Loreto salimos de la población junto al Barranc de l’Aigua Nova. El camino gana altitud hasta llegar a un pequeño bosque de carrascas donde se inicia el cuidado Camí del Bosquet. Un buen ejemplo del paisaje del Maestrat: muros de Pedra en Sec, bancales con cultivos de secano, olivos centenarios, viejos ejemplares de carrascas… Tierras que aúnan la delicadeza del jardinero y el trabajo esforzado del agricultor.

Tras salvar el Barranc del Gorg continuamos hacia la zona de mayor altitud del recorrido para disfrutar de las vistas. Pasamos junto al Mas de la Teulería, Les llomes, el Mas de Remíssio y, de camino a la Font de la Torre, ya vemos la Ermita de Sant Miquel de Torrocelles. Es día de celebración y hay misa en la ermita, suena la campana y la paella popular está en marcha. En nuestro caso tomamos el camino que desciende al barranco para continuar el recorrido.

El Barranc de Sant Miquel une esta ermita con la de Sant Joan. Lo que en la actualidad son ermitas, fueron castillos defensivos de las diferentes propiedades. Pasamos junto a les Roques de la Pallissera y el Mas del mismo nombre para llegar al Castell d’Azeneta. Visitamos el interior y junto a la pinada contigua paramos a comer. Después recorremos los llamados Tolls del Castell. En ese punto se une el Barranc de la Vall y se convierte en la Rambla del Castell. Esta Rambla nos sirve de guía hasta que en el Molí Beltrán tomamos dirección a Atzeneta y terminar nuestra excursión. 

Fotos de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

En el sorteo de los bastones obsequio de DEPORTES ALVARADO, la suerte recayó en el amigo Quino. Muchos kilómetros le esperan. ¡Enhorabuena!

lunes, 23 de abril de 2018

PINO MORO VALDELINARES


Nueva edición de Paisajes Sendeando; nuestro encuentro mensual con el aprendizaje de la riqueza que poseen nuestros montes y la vida que se desarrolla en este entorno privilegiado. En esta ocasión era el pino negro o moro (Pinus Unciata) el gran protagonista y su declaración como arboleda singular por el gobierno de Aragón. De la mano de David, nuestro experto de cabecera, fuimos conociendo los diferentes tipos de pinos que se dan en nuestras latitudes y las especies que viven junto a este tipo de bosques. También pudimos ver antiguas masías que continúan en explotación, caminamos por las antiguas vías de la trashumancia entre muros de piedra en seco y contemplamos el rico patrimonio arquitectónico de estas poblaciones de la Sierra de Gúdar. Tierras hermanas por proximidad y por los muchos lazos que se han ido creando a lo largo de la historia más o menos reciente.

Fue otra de las excursiones de las cuatro estaciones. Salimos pisando nieve en la estación de Valdelinares, llovió cuando bajábamos hacia la Fuente de la Chaparrilla, pasamos algo de calor en el valle y el río Alcalá nos refrescó en este día primaveral. Pudimos también disfrutar de sus edificios cargados de historia. El Santuario de la Virgen de la Vega o del Espino (s. XVIII) y las pinturas murales de la bóveda nos acompañaron a la hora del almuerzo. Comimos junto a la Ermita de San Antón, cercana a las ermitas de San Roque y de Nuestra Señora del Loreto, en las afueras de Alcalá de la Selva. Terminamos en el Humilladero; ese peirón cubierto por un baldaquino que le da un aspecto extraño. Finalmente pudimos recorrer las calles de Mora de Rubielos.

Fotos de Ramón AQUÍ y de Sendeando AQUÍ.

En esta ocasión fue Cristina A. la afortunada en el sorteo de los bastones telescópicos obsequio de DEPORTES ALVARADO. Sin palabras nos dejó.

lunes, 16 de abril de 2018

EL MONTCABRER


En el siglo XV el ermitaño Pedro Juan Escuder vivió en la ermita de San Cristòfol, punto de partida de nuestra excursión. Era famoso por sus profecías y seguro que tenía muy claro que el día de ayer iba a ser una jornada casi perfecta para disfrutar de la Serra Mariola y su cumbre principal, el Montcabrer (1.390m). El camino de ascenso por les Huit Piletes, el clásico desde Cocentaina, esexigente pero muy variados. A tramos bucólicos junto a las diferentes fuentes suceden pasos donde hay que ayudarse de las manos. A rincones perfectos para descansar de una manera relajada le siguen miradores de vértigo sobre el valle; con vistas excepcionales desde Aitana al Benicadell.

El Mas de Llópis reúne muchas de estas características; un lugar idílico desde el que observar la naturaleza, pero duro para la vida cotidiana. Allí hicimos una parada para reponer fuerzas y gozar de la buena visibilidad existente. Ya nos quedaba muy poco hasta tomar la parte final de la ascensión y poder disfrutar del techo de la Serra de Mariola. Merece la pena el esfuerzo realizado. La idea era comer en el Mas del Racó Llobet, un sitio tranquilo y al abrigo del cordal del Teix. Apetecía quedarse un buen rato más, pero teníamos que continuar. La bajada hasta Muro es larga. El sendero junto al Barranc de la Crebantá está en perfectas condiciones. Es exigente, pero se encuentra bastante más limpio que en otras ocasiones. Al final rato para refrescarnos y poder charlar sobre lo divino y lo humano. Fotos de Sendeando AQUÍ.

En el sorteo de los bastones obsequio de DEPORTES ALVARADO fue, otra vez, Vicente M. el agraciado. Lo de “otra vez” son palabras textuales. Seguro que les dará mucha caña.

lunes, 5 de marzo de 2018

PLA DE LA CASA

POU DE NEU DEL PLA DE LA CASA
La Serra Serrella tiene innumerables atractivos para dedicarle muchas jornadas de senderismo. Nosotros llevamos ya unas cuantas y siempre nos sorprende algún recodo, algún detalle no visto con anterioridad, una luz diferente... En esta última visita has ido la lluvia la que le ha dado un toque diferente. En otras ocasiones fue la nieve, el potente sol mediterráneo, el otoño... La lluvia, y la niebla que le acompañó, han jugado con nosotros esta vez. Hay que decir que fue benévola. Nos mostró su lado más amable e incluso contribuyó de manera positiva en el devenir de la jornada.

Nada más salir de Quatretondeta ya nos encontramos con La Carrasca de la tía Sofía, árbol monumental. Poco a poco los canchales se apoderan del territorio que pierden los cultivos de secano y parecen la alfombra sobre la que caminan Els Frares, les agulles. Esas formaciones de roca caliza joven que son uno de los emblemas de esta Sierra. En realidad es un caos de agujas, cuevas, hendiduras, recovecos y roca desprendida. Continuamos por el estrecho sendero hasta la Font Roja, en la cabecera del Barranc Fondo. Queda un pequeño esfuerzo, no será el último, hasta el Coll de Borrell. Pese a las nubes todavía divisamos perfectamente Guadalest y su pantano; al fon el mar.Aquí ya empieza a acompañarnos la lluvia. Un último repecho y llegamos al Pla de la Casa. La temperatura ha bajado y hacemos unas fotos y rápidamente subimos a la cruz que señala el techo de Serrella; el Pla de la Casa (1.387m)

Rápidamente iniciamos el descenso hacia el collado en busca del Barranc Fondo y la Font de Cuqueiro situada en su cabecera. A nuestra izquierda la Cova de Bernat. Seguimos el sendero que nos lleva poco a poco del barranco a las tierras de cultivo. Los almendros en flor son el preludio de nuestra llegada a Fageca. Decidimos que el lavadero de la Font de l'Esperit Sant es un buen sitio para comer y reponer fuerzas. Fotos de Sendeando AQUÍ.

Como siempre hicimos el sorteo de dos bastones telescópicos obsequio de DEPORTES ALVARADO. Como se portó muy bien el grupo, también sorteamos un tubular Sendeando de la nueva hornada. ¿No lo tienes todavía?